A.N.I.A. - inicioQué es ANIA - Envía tus noticias - Contacto - Boletín - RSS


Gendarmería de Canadá desinforma e intimida a refugiados en pasos fronterizos
Recibida de Más Voces el 08-11-2017 a las 12:11

Los políticos canadienses están haciendo muchas declaraciones engañosas sobre los migrantes que llegan a Canadá desde los Estados Unidos en busca de refugio y protección. Observadores y activistas de la ONG Solidaridad Sin Fronteras han comprobado como oficiales de la Gendarmería Real de Canadá están siendo cada vez más agresivos hacia la gente que tiene la intención de cruzar desde Estados Unidos hacia Canadá en uno de tantos pasos fronterizos informales, en este caso hablan del paso llamado Camino Roxham. Este hecho está haciendo que muchos migrantes desistan y regresen. También denuncian que algunos oficiales están dando información errónea a los refugiados, diciéndoles que soliciten refugio en un puesto fronterizo regular. La gente que sigue ese consejo luego es reenviada a los Estados Unidos con la prohibición, de por vida, de conseguir el estatuto de refugiados en Canadá. Si posteriormente esas personas cruzaran la frontera irregularmente, podrían ser deportados muy rápidamente a sus países de nacimiento. Solidaridad Sin Fronteras señala que estos hechos se están recrudeciendo desde hace unos meses. Noé Arteaga, portavoz de la ONG nos cuenta por correo electrónico que están investigando si detrás de estos hechos está una nueva política del gobierno del primer ministro, Justin Trudeau, del Partido Liberal, que violaría el derecho internacional. Y es que el primer ministro canadiense, de 45 años de edad, ha llegado a ser denominado el anti-Trump, porque a diferencia del presidente de Estados Unidos, una de las primeras medidas de Justin Trudeau fue acoger a 31.000 refugiados sirios. En mangas de camisa dio la bienvenida en el aeropuerto a varias familias. Un año después volvió a encontrarse con ellos, visiblemente emocionado. La versión de Canadá que Trudeau quiere proyectar al mundo es la de un país sin pena de muerte, con sanidad universal para todos. Además, el pasado 10 de enero nombró ministro de Inmigración a Ahmed Hussen, un refugiado somalí llegado a Canadá en 1993. Y tras el atentado, en ese mismo mes, en el centro islámico de Quebec, que dejó seis muertos, Trudeau prometió defender y valorar a los musulmanes. Trudeau encarna la perfecta antítesis de Trump, justo al otro lado de la frontera. Pero esa imagen idílica está siendo ahora cuestionada por la agresividad de la Gendarmería en los pasos fronterizos intentando impedir que miles de personas que buscan refugio en Canadá logren su objetivo. Según las cifras del gobierno canadiense, hubo más de 10.000 solicitudes de refugio por parte de las personas que cruzaron de forma irregular la frontera entre mediados de marzo y finales de septiembre. El gobierno está procesando estas solicitudes una por una en lugar de considerar un programa global de regularización, teniendo como consecuencia que el 95% de esas solicitudes han sido desoídas y la mayoría vive en la precariedad con poco acceso a los servicios que puedan necesitar. La organización canadiense Solidaridad Sin Fronteras está denunciando los hechos a la vez que intenta dar información veraz y consejos legales a los migrantes en la frontera con Estados Unidos. Junto a otras organizaciones y colectivos pro-migrantes intentan visibilizar también la realidad de miles de migrantes en situación irregular que viven en suelo canadiense. "




URCMA.N.I.A. es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid