A.N.I.A. - inicioQué es ANIA - Envía tus noticias - Contacto - Boletín - RSS


La jueza Lamela envía a prisión a miembros del Gobierno de Catalunya
Recibida de Más Voces el 03-11-2017 a las 12:11

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha acordado enviar a prisión sin fianza a Oriol Junqueras y a otros siete consellers que han comparecido este jueves, acusados de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. A Santi Vila, que dimitió el día anterior a la declaración de independencia, la jueza lo salva de la cárcel si paga una fianza de 50.000 euros. Están en la cárcel el vicepresidente catalán Oriol Junqueras, Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borràs (Gobernación), Raül Romeva (Asuntos Internacionales), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo) y Joaquim Forn (Interior). A todos les acusa de desarrollar de manera "meditada y perfectamente preparada y organizada", según la jueza Lamela, los pasos para lograr la independencia de Catalunya. La jueza decreta prisión porque entiende que hay un alto riesgo de reiteración delictiva y de destrucción de pruebas. Además, señala que el alto poder adquisitivo de los acusados les permite "abandonar el territorio español y subsistir en el extranjero". Recuerda que "algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pueden haber incurrido", en referencia a Carles Puigdemont y los otros cuatro consellers que se encuentran en Bélgica. La jueza añade también a los argumentos para justificar la cárcel que los acusados se enfrentan a penas elevadas, que podrían llegar a los 50 años de prisión: 25 por rebelión, 15 por sedición, y ocho por malversación, que pueden llegar hasta los 10 por falseamiento de contabilidad. Insiste por tanto la instructora de la causa en que por el momento los hechos constituyen un delito de rebelión, como recogía la querella inicial de la Fiscalía General del Estado, con el componente de violencia en las calles y la amenaza del uso de la policía autonómica, los Mossos d'Esquadra. La decisión de la jueza Lamela ha provocado, de forma mayoritaria, gran indignación, pero también hay reacciones favorables a la condena. Las redes sociales están siendo las herramientas de opinión de políticos, periodistas, activistas sociales y gente de la cultura. El presidente catalán cesado por Rajoy y la aplicación del Artículo 155 de la Constitución dijo en Twitter lo siguiente: "El Govern legítimo de Catalunya encarcelado por sus ideas y por haber sido leales al mandato aprobado por el Parlament. El clan furioso del 155 nos quiere en la prisión. El grito sereno de los catalanes es de libertad". Luego, alrededor de las nueve de la noche se retransmitía por la televisión catalana un mensaje de Puigdemont grabado en Bélgica, donde exige la liberación de los miembros de su Gobierno, que fueron elegidos por más de dos millones de catalanes en las elecciones. Oriol Junqueras, que ya se encuentra en prisión, ha expresado en su cuenta de Twitter, aproximadamente una hora después de conocerse la sentencia: "Hagamos cada día todo lo que esté a nuestro alcance para que el bien derrote al mal en las urnas el 21D. De pie, con determinación y hasta la victoria". Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, ha expresado su disconformidad por la decisión de la jueza Lamela en su cuenta de twitter: “Me avergüenza que en mi país se encarcele a opositores. No queremos la independencia de Cataluña pero hoy decimos: libertad presos políticos”. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, habla de "día negro para Catalunya" y añade: “EL Gobierno escogido democráticamente en las urnas, a prisión. Hagamos un frente común para conseguir la libertad de los presos políticos”. El presidente del grupo municipal del Partido Demócrata Catalán, Xavier Trias, ha acusado este jueves al Estado de ser "indecente": “Un Estado que encarcela a personas decentes es un Estado indecente. Todo el afecto y solidaridad con los miembros del Govern que hoy envían a prisión”. El alcalde de Terrassa (Barcelona), Jordi Ballart, se ha dado de baja del PSC y ha dimitido de su cargo tras el encarcelamiento del exvicepresidente Oriol Junqueras, y de otros siete exconsellers. Lo ha anunciado este jueves en una comparecencia, en la que ha dicho que el PSC es un partido que ya no le representa "desde hace tiempo" porque, según ha asegurado, ha perdido los valores de izquierda. Mireia Boya, diputada de la CUP, ha calificado a España de "Estado fascista". Dice: “El gobierno legítimo a prisión. Es un Estado fascista. Si lo normalizamos nos anulamos como pueblo. Reaccionemos por los derechos humanos y por la república". Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, ha afirmado que la decisión judicial por a España en una situación de “no democracia”. Dice: “Lamentable la decisión de la Audiencia Nacional. Delito inexistente (de rebelión), falta de competencias (de la propia Audiencia Nacional) y medidas desproporcionadas. No es democracia”. Sin embargo, desde los partidos derechistas Ciudadanos y el Partido Popular se repiten los mensajes aprobando la decisión de la jueza Lamela. Por su parte, un centenar de políticos e intelectuales, entre los que destaca el exministro griego Yanis Varoufakis, firman una carta dirigida a los presidentes de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que califican de injustificable el silencio de Europa ante la situación de Catalunya, donde a juicio de los firmantes Rajoy está violando derechos básicos y libertades. La diputada de ERC Marta Rovira ha comparecido ante los medios muy afectada y con las lágrimas en los ojos tras el decreto de prisión incondicional contra Junqueras y otros siete exconsellers y dijo que lucharán hasta el final por un país más justo, más digno y más libre. En contraste, peligroso e inquietante ha sido el mensaje del jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general de Ejército Fernando Alejandre, que en un artículo en el periódico derechista ABC ha dicho que, a su juicio, la crisis de Cataluña es "el mayor desafío" a la democracia española y recuerda que la historia ha demostrado que, llegado el caso, los españoles y con ellos sus militares saben defender el país y la Constitución. Las principales entidades soberanistas catalanas, agrupadas en la plataforma Crida per la Democràcia, ha convocado una semana de protestas y una manifestación el 12 de noviembre por la orden de prisión incondicional para Junqueras y siete exconsellers. "Es intolerable que encarcelen a representantes del gobierno legítimo". Por su parte, algunos movimientos sociales del Estado español recuerdan que el caso de ahora con el encarcelamiento del Gobierno catalán difiere poco con la criminalización de la protesta por parte del Gobierno del Partido Popular, y recuerdan que la Audiencia Nacional envía a prisión a diferentes activistas pacíficos, como el caso de los titiriteros, o del joven Alfon, o, incluso, más reciente el encarcelamiento de la joven Aisha en Canarias por hacer una pintada contra el paro juvenil.





URCMA.N.I.A. es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid