A.N.I.A. - inicioQué es ANIA - Envía tus noticias - Contacto - Boletín - RSS


La medidas de la Cumbre Europea sobre Refugiados no se diferencian sustancialmente de la política antimigrantes de Trump
Recibida de Más Voces el 03-02-2017 a las 10:02

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se han reunido este viernes en Malta para hablar sobre inmigración y cómo cortar drásticamente la llegada de lo que califican como "emigrantes económicos" a Europa, principalmente a través de la ruta del Mediterráneo central, desde Libia. En la agenda está también un debate profundo sobre el futuro de la Unión tras el Brexit y sobre los preparativos para la Cumbre del próximo 25 de marzo en Italia para conmemorar el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma. Pero el tema en los encuentros más informales, sin duda, ha sido Donald Trump. La cita en Malta ha sido la primera desde la jura del nuevo presidente estadounidense en la que todos se van a ver las caras. Fuentes de la cumbre señalan que los líderes europeos están aturdidos por el tono agresivo de un presidente que critica abiertamente a sus amigos, cuelga el teléfono a sus socios más cercanos, celebra la ruptura de la Unión Europea y se plantea elegir como enviado en Bruselas a un economista que compara a la UE con la URSS y ante el que el Parlamento Europeo se plantó esta misma semana. Además, la Cumbre llega justo después de que el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, fuera el primer líder europeo en utilizar palabras gruesas contra el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su hostilidad sobre la Unión Europea. Tusk situó a la Administración estadounidense como una "amenaza" al nivel de China, Rusia y el terrorismo islamista para la Unión Europea. Pero oficialmente la Cumbre es para hablar de la crisis de refugiados. Y lo que está encima de la mesa es la intención de los gobernantes europeos de cortar la llegada de decenas de miles de personas a las que definen como "inmigrantes económicos", que no huyen de la persecución política o la guerra, sino que buscan prosperar. Las medidas se centran en levantar un muro imaginario en Libia, es decir, llegar a un acuerdo económico con unas cuestionables autoridades libias, en un país donde desde el asesinato de Gadafi reina el caos, para que hagan el trabajo sucio e impidan la partida de migrantes desde sus costas. La otra política para tratar las miles de muertes en el Mediterráneo sigue siendo policial y no humanitaria, con la agencia Frontex dedicada a impedir el libre paso de personas a suelo europeo. Los líderes europeas justifican sus políticas de blindaje y cierre de las fronteras a través del Mediterráneo con el argumento de que es la única manera de acabar con las mafia que trafican con migrantes y por tanto con las muertes que se producen en el mar cada semana. Sin embargo, muchos expertos y analistas en temas de movilidad humana rechazan el argumento y afirman que seguirán las violaciones de los Derechos Humanos. Escucha el análisis del antropólogo y experto en temas de Oriente Medio Mehmet Alí Dogan.





URCMA.N.I.A. es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid