A.N.I.A. - inicioQué es ANIA - Envía tus noticias - Contacto - Boletín - RSS


Proyecto Madrid-Río
Recibida de Ecologistas en Accion de la Comunidad de Madrid el 16-04-2008 a las 01:04

El proyecto Madrid-Río nace lastrado por el mismo déficit democrático de información y participación ciudadanas que caracterizó el soterramiento de la M-30. La Plataforma M-30 y el Foro por la Movilidad Sostenible denuncian la falta de información comprensible y fiable, y exigen la ampliación del plazo de alegaciones.

El próximo dí­a 21 concluye el periodo de alegaciones fijado por el Ayuntamiento sobre el Plan Especial del rí­o Manzanares. La Plataforma M-30 y el Foro por la Movilidad Sostenible de la Comunidad de Madrid entienden que, dada la complejidad y envergadura del Plan, su impacto medioambiental, así­ como sus importantes repercusiones económicas (cerca de 1.000 millones de euros) y el largo periodo de ejecución propuesto (más de 15 años), es necesario que el plazo de alegaciones previsto se amplí­e considerablemente.

La información y participación ciudadanas no pueden ser otra vez, como ya ocurrió con el soterramiento de la M-30, meros recursos retóricos y propagandí­sticos, carentes de contenidos. De acuerdo con las propias normas municipales, los proyectos sujetos a información pública han de ofrecerse de forma "comprensible" y "fiable" para los ciudadanos. No es el caso de la información facilitada por el Ayuntamiento sobre "Madrid-Rí­o", como puede comprobarse:

Información incomprensible para el ciudadano medio.

Quien se acerque a alguno de los puntos de información instalados por el Ayuntamiento sólo tendrá a su disposición, por un lado, un simple trí­ptico propagandí­stico, más un imaginativo video publicitario y, en el otro extremo, un voluminoso legajo técnico, incomprensible para cualquier ciudadano no experto en técnicas de construcción o arquitectura. Así­, entre la pura propaganda y el tecnicismo seco, se les hurta a los ciudadanos la capacidad de evaluar con precisión las consecuencias económicas y medioambientales y, sobre todo, el impacto sobre el modelo de ciudad del macroproyecto.

Falta de fiabilidad.

De la mayor parte de las acciones previstas, sólo se enuncian sus pretensiones genéricas ("remodelar", "mejorar", "ampliar", etc.), pero nada concreto que permita a un vecino del entorno del rí­o, por ejemplo, hacerse una idea cabal de lo que de verdad le van a poner debajo de sus ventanas, cómo se van a ver afectadas sus calles, qué impactos van a tener las actuaciones sobre su calidad de vida, etc.

Por otro lado, muchas de esas actuaciones están aún en fase de diseño y elaboración, según reconocen los propios ejecutores del proyecto. ¿Cómo pronunciarse sobre algo de lo que se desconocen detalles fundamentales o que, incluso quienes lo diseñan, no saben en qué quedará?

Falta de respeto a los procedimientos legales.

Resulta paradójico también que, cuando el Plan Especial está aun siendo sometido a información pública y, en consecuencia, todaví­a no ha sido aprobado formalmente, ya se han empezado algunas obras. ¿Qué sentido tiene ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de que formulen sugerencias o alegaciones si las actuaciones ya están decididas de antemano y se están ejecutando?

Ausencia de participación ciudadana.

En estas condiciones, la "participación ciudadana", de la que tanto le gusta alardear a Gallardón, queda reducida a su mí­nima expresión, cuando no a un simple ejercicio retórico para salvar las apariencias. Nada que ver con la verdadera participación ciudadana que exige un proyecto tan emblemático como este que, para bien o para mal, va a configurar la imagen y el modelo de desarrollo urbano de Madrid.

Es necesario paralizar las obras no autorizadas en curso y reconducir el proceso de información pública.

La Plataforma M-30 y el Foro por la Movilidad Sostenible de la Comunidad de Madrid, organizaciones en las que participa Ecologistas en Acción, exigen, en consecuencia, que se paralicen las obras en curso hasta que sean aprobadas oficialmente, así­ como que se reconduzca el proceso de información pública del Plan especial con el fin de garantizar de modo efectivo el derecho democrático de los ciudadanos a estar fielmente informados y a participar en las cuestiones públicas que les afectan, lo que supone, naturalmente, ampliar los plazos para presentar alegaciones.




Compartir
Más en Medio Ambiente
- Un archipiélago verde crece en Madrid: La red de huertos urbanos comunitarios
- Minimiza tu huella ecológica
- Madre Coraje expone la muestra ‘SOS Pachamama en apuros’ con motivo de la Semana del Medio Ambiente
- Chile: El medio ambiente, tema tabú
- Colectivos ciudadanos piden al Gobierno el reconocimiento de la electrohipersensibilidad y otras enfermedades ambientales
- Valladolid: Manifestación antinuclear con motivo del 25 aniversario del accidente de Chernóbil
- Valladolid: CAVECAL aprueba una moción para limitar la radiación de las ondas electromagnéticas de las antenas de telefonía móvil
- XI Aniversario del BAH!
- El Gobierno regional excluye a los sindicatos de tres de las cuatro secciones del Consejo de Medio Ambiente
- La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, demanda un cambio imprescindible en los hábitos de consumo de agua

URCMA.N.I.A. es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid